Perder el miedo a hacer las cosas bien

23.02.2018

En la Baja Edad Media, antes de la aparición de las primeras universidades, los oficios se transmitían de padres a hijos o a través de una relación personal entre el maestro y el aprendiz. Un aprendizaje práctico y experimental. Posteriormente, fueron surgiendo las primeras asociaciones en forma de gremios y, con ellos, una instrucción teórica que sostenía el aspecto práctico.

El arte, una disciplina esencialmente creativa, siempre se ha caracterizado por la influencia que tienen unas personas sobre otras en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En Role Learning entendemos que educar es un arte y cada alumno un artista que necesita un lienzo sobre el que dejar huella. Nuestro modelo pretende poner a disposición del alumno el taller, el lienzo, los pinceles y toda la gama de colores para que con ello realice su creación. Role Learning rescata al maestro de la Edad Media, pero con los conocimientos y la técnica de nuestros días. Es un enfoque que busca dar mayor protagonismo a la aplicación práctica de los conocimientos a través de una relación humana y cercana. Se basa en la idea de que toda puesta en práctica conduce a la adquisición, de destrezas y conocimientos.

Tenemos claro que lo que distinguía a Diego Velázquez de su maestro era lo mismo que le distinguía de su discípulo, y no eran los conocimientos, sino cómo desempeñó su rol en un contexto y unas circunstancias concretas. Convirtiéndole en un artista único.

La libertad es lo más valioso que tiene el ser humano. Le permite buscar y, en el mejor de los casos, alcanzar la felicidad. Por eso, la tarea del Maestro-Role Learning consiste en preparar el terreno para que los alumnos puedan ejercer de forma segura y responsable su libertad.

La escuela Role Learning no impone a sus maestros las herramientas metodológicas o didácticas que deben aplicar. Sí les exige que las conozcan todas pero, sobre todo, que sean conscientes de que el vínculo que crean con sus alumnos es único y, esa estrecha relación entre el maestro y el aprendiz, es la base del aprendizaje. En ese espacio, durante ese tiempo y en esas condiciones, como si del caldo primigenio se tratase, tiene que surgir la vida. La del artista y creador. Porque esa relación entre el maestro y el aprendiz provoca el momento oportuno o periodo sensible, como lo denominan algunos, para aprender.

La Escuela Role Learning busca alejarse todo lo posible de la cadena de montaje con descansos de media hora, timbres, estándares y controles de calidad que había impuesto la industrialización en el siglo XIX. Nuestros alumnos no son piezas de una compleja maquinaria. Los alumnos que trabajan según este enfoque son libres y creadores.

Sin horarios, ni cursos, ni etapas, ni asignaturas. Nos quedamos con lo necesario: el alumno, el maestro y el rol que desempeña el primero en el contexto que diseña el segundo. Para generar una experiencia que viven los dos. Y donde se invierte mucho esfuerzo e ilusión en alcanzar la excelencia: la verdad, la bondad y la belleza.

No es lo mismo almacenar contenido, que lo hace mucho mejor Google, que dominar ese contenido aplicándolo en un contexto.

"Para que Juan aprenda matemáticas, el maestro tiene que saber más de Juan que de matemáticas"