Un contexto idóneo

21.03.2018

Role Learning está diseñado a la medida del niño y adolescente, le ofrece un "aprendizaje compatible con su cerebro" (Leslie Hart).

Ya desde el vientre materno, el niño, descubre que el mundo se puede saborear; en el dedo pulgar de la mano, la leche materna o cualquier cosa que se lleve a la boca. Descubre que el mundo se puede escuchar; el latido del corazón, un susurro al oído, las nanas que le relajan antes de dormir, el susto que le pega una sartén al cae al suelo o el sonido de la puerta que avisa que papá ha llegado. También descubre que el mundo se puede ver y sentir; los rostros familiares, las caricias, el frío del invierno y el calor de un abrazo. Y que se puede oler en esa camiseta o ese pañuelo que le consuela y le da seguridad cuando su madre no está.

Gracias al enfoque Role Learning y los Contextos Educativos Diseñados (CED), el alumno agudiza los sentidos y desarrolla un sistema de "banda ancha y fibra óptica" que le conecta con el mundo y toda la variedad de experiencias que le esperan en esta nueva escuela. Porque somos conscientes de que "La armonía de la naturaleza y del arte pasa desapercibida para el que tiene los sentidos groseros. El mundo aparece entonces como algo pobre y lleno de asperezas. Existen en el ambiente que nos rodea fuentes inagotables de goces estéticos al lado de las cuales los hombres pasan como unos insensatos sin darse cuenta de ellas, buscando el placer en las sensaciones groseras e inferiores porque son las únicas que son capaces de sentir." (Montessori, 1909).

Role Learning diseña contextos donde el alumno puede ejercer de forma segura su libertad para enriquecerse de las experiencias vividas. Los contextos favorecen el refinamiento de los sentidos para que sea capaz de percibir todos los detalles y disfrutar plenamente de lo que le rodea. Pero el mundo que percibe está vivo, en constante cambio. "En cada instante, podría decirse así, la acción está desequilibrada por las transformaciones que surgen en el mundo, exterior o interior, y cada nueva conducta consiste no sólo en restablecer el equilibrio, sino también en tender hacia un equilibrio más estable que el del estado anterior a esta perturbación." (Piaget, J) Porque cuando un niño llora por hambre solo encontrará el equilibrio saciándolo y, cuando el niño sonríe, solo encontrará el equilibrio si su madre le devuelve la sonrisa, si no es así, probará con otra cosa. Como dice Piaget, toda acción está orientada a la búsqueda del equilibrio.

Role Learning se puede considerar la mejor opción para evitar la "descompresión descontrolada explosiva" . Ocurre cuando la presión del ambiente y la presión interna del alumno son distintas y se manifiestan bruscas reacciones en niños y adolescentes en su intento de encontrar el equilibrio. La escena nos puede recordar a aquel avión que a diez mil metros de altura y con un pequeño agujero en el fuselaje, expulsa violentamente hacia el exterior todo lo que contiene.

Es tarea de la escuela dotar al alumno de recursos emocionales y cognitivos para que todas sus acciones e iniciativas sean acertadas en su intento de equilibrar las presiones. Algunas escuelas han favorecido la "presurización" del alumno buscando su comodidad durante el vuelo (aislarle de la realidad del exterior) , pero eso, a la larga, provoca que la aparición de una pequeña grieta en el fuselaje de sus emociones se traduzca en una reacción destructiva. Igual de perjudicial que una presión externa insoportable.

Por eso, los Contextos Educativos Diseñados, funcionan como los campamentos base del Everest que permiten al escalador adaptarse a las condiciones ambientales antes de comenzar el ascenso hacia la cima.

Role Learning tiene en cuenta el desarrollo evolutivo del niño respetando los tiempos, características, intereses y necesidades propias de cada momento. Lo que Piaget denomina estadios, donde se asienta el nivel superior:

"A ello se debe que, por ejemplo, los escolares rindan mucho más cuando se apela a sus intereses y cuando los conocimientos propuestos responden a su necesidades. Pero, por otra parte, el interés implica un sistema de valores, que el lenguaje normal denomina «los intereses» (en oposición con el «interés») y que se diferencian precisamente durante el desarrollo mental atribuyendo objetivos cada vez más complejos a la acción. Pero estos valores dependen de otro sistema de regulaciones, que rige las de las energías interiores sin depender directamente de ellas, y que tiende a asegurar, o restablecer, el equilibrio del yo completando incesantemente la actividad mediante la incorporación de nuevas fuerzas o de nuevos elementos exteriores. Así es como, durante la primera infancia, se percibirán intereses hacia las palabras, el dibujo, las imágenes, los ritmos, hacia algunos ejercicios físicos, etc., etc., adquiriendo todas estas actividades un valor para el sujeto a medida de sus necesidades, dependiendo también éstas del equilibrio mental momentáneo y, primordialmente, de las nuevas incorporaciones necesarias para su mantenimiento." (Piaget, J)